Playing now

Playing now

¿Formar al personal o fichar nuevos talentos? Así afronta la empresa los cambios en el trabajo del futuro

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

Explicamos la transformación laboral a la que se enfrenta el mundo según un informe del Foro Económico Mundial.

  • Un escenario negativo implicaría reducción del empleo, escasez de talento y aumento de la desigualdad social
  • Los trabajos emergentes de altas capacidades compensarían, al menos en parte, esa pérdida de puestos de trabajo que afectarían a los trabajos más mecánicos y manuales

La cuarta revolución industrial es un hecho. Se estima que, de aquí a 2022, un 50% de las empresas espera reducir sus plantillas gracias a la automatización. Pero, a la vez, los trabajadores que ya tienen contratados necesitan adaptarse a los nuevos procesos y mejorar sus habilidades. La alternativa es formar o contratar a nuevos empleados para afrontar los cambios en el trabajo del futuro.

La empresa tiene que adaptarse a los cambios para sobrevivir y poder competir con sus rivales. Estamos en un momento donde conceptos como inteligencia artificial, automatización, big data, etc., conforman un nuevo escenario productivo que nos lleva a la cuarta revolución industrial. En este contexto el Foro Económico Mundial publicó recientemente el informe “The furure of Jobs 2018” en el que se analiza cómo está evolucionando el mercado de trabajo.

Trabajos que van a desaparecer, otros que se transforman y nuevas áreas que surgen

  • El principal problema para las empresas es que reconocen abiertamente que solo una pequeña parte de sus trabajadores se encuentra formado para afrontar este cambio. Además, un 84% afirma que prefiere contratar a nuevos trabajadores con las habilidades necesarias para liderar el proceso. Si a esto le sumamos que solo un 72% apuesta por mejorar la formación de la plantilla que ya disponen, nos vemos ante un trasvase de trabajadores que acabarán necesariamente sin empleo.
  • El informe afirma que al menos un 54% de los trabajadores tendrán que mejorar sus habilidades de aquí a 2022. Y no es una formación sencilla, se estima que como mínimo serán 6 meses para un 35% de ellos, hasta un año para un 9% y otro 10% deberá prolongarlo más de un año.
  • Las áreas que más van a sufrir son los trabajos más rutinarios y repetitivos o aquellos que requieren habilidades de nivel medio. Un ejemplo serían los grabadores de datos, contables y administrativos, trabajadores de fábricas de montaje, dependientes de almacenes o información al cliente.
  • Se estima que de aquí a 2022 van a desaparecer 75 millones de puestos de trabajo. Esto se debe, fundamentalmente, al cambio en el ratio entre trabajo realizado por humanos frente al ejecutado por las máquinas. Actualmente, un 71% de las horas trabajadas las realizan personas frente al 29% máquinas. El cambio será notable en 2022, pasando al 58% y 42% respectivamente.

Los nuevos sectores emergentes

  • No todo son malas noticias. Se estima que esta sustitución creará 133 millones de puestos de trabajo relacionados o basados en esta cuarta revolución industrial como, por ejemplo, analistas de datos y científicos, especialistas en inteligencia artificial y robótica, managers generales y operativos, desarrolladores de software y aplicaciones, profesionales de ventas y marketing, especialistas en big data o especialistas en transformación digital.
  • Todos ellos son perfiles de elevada formación. Se requieren nuevas habilidades para acceder a estos trabajos que están relacionadas con un pensamiento analítico, aprendizaje activo, creatividad, inteligencia emocional o diseño tecnológico y programación. La destreza manual, memoria o instalación y mantenimientos tecnológicos son habilidades menos demandadas.
  • No todos los sectores se verán afectados en igual medida, aunque el sector industrial, el financiero, los seguros, serán algunos de los que más van a sufrir la transformación. A esto se suma una población envejecida en Europa, más reticente a aceptar los cambios, a pesar de que el futuro de la automatización implica en muchos casos un trabajo físicamente menos penoso y más liviano ante las perspectivas de un aumento de la edad de jubilación.

La transformación digital, clave en el futuro de la empresa

Para muchas organizaciones el cambio ya se está produciendo. En el área de comercio vemos como empleos de cajeros, reponedores o empaquetadores se ven amenazados por nuevas estructuras de negocio que han automatizado estas tareas. Lo mismo ocurre en el sector financiero, donde los empleos menos especializados —como los cajeros— se han visto sustituidos o cada vez son menos necesarios.

El reto está en cómo saber integrar a los mejores talentos de nuestra empresa para que nos ayuden a liderar este proceso. Ante un escenario de escasez de talento, es más seguro reciclar a los empleados que ya tenemos que acudir fuera a competir por trabajadores que tengan las habilidades que demandamos. Hay que tener en cuenta que los nuevos empleos serán más especializados, por lo que su coste será mucho más elevado.

Guía para contratar a la persona perfecta

Si eres un pequeño empresario y estás pensando contratar a alguien, aquí tienes ideas y consejos para contratar a la persona adecuada.

Descarga gratuita

Dejar una respuesta