Playing now

Playing now

Las siete dudas sobre la Renta que un asesor debe responder a un emprendedor inexperto

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Analizamos las principales dudas de los emprendedores inexpertos relacionadas con su fiscalidad personal y la de su negocio

  • Las razones detrás de la conveniencia de contar con un asesoramiento integral de una asesoría o despacho profesional
  • Hay que valorar las repercusiones no fiscales de las actuaciones con impacto en la factura fiscal del emprendedor

Contenido del post

  1. Las actuaciones en el negocio y el acceso a desgravaciones
  2. Las actuaciones personales del emprendedor para pagar menos en la declaración de la Renta
  3. El asesoramiento sobre la forma jurídica del negocio
  4. La política de reparto de dividendos
  5. Los cambios en las políticas de retribución a los empleados
  6. Analizar la forma elegida para los contratos
  7. Las relaciones con personas y entidades vinculadas

La confección de la declaración de la Renta o IRPF es un momento ideal para plantearnos la relación entre el negocio y la fiscalidad personal de los emprendedores. Conviene examinar las posibilidades de mejora para optimizar la factura fiscal de ejercicios posteriores analizando diferentes cuestiones.

Sin embargo, lo más útil es un asesoramiento integral. Debe plantear las posibles mejoras fiscales en el contexto del cambio jurídico y organizativo que supondrían. Es necesario no solamente ahorrar impuestos, sino también hacerlo de forma armoniosa con el desarrollo de la empresa.

1. Las actuaciones en el negocio y el acceso a desgravaciones

En este ámbito, en primer lugar, el emprendedor inexperto se interesa por saber qué condiciones ha de cumplir para poder deducir los gastos que genera su actividad. Algo semejante sucede con las deducciones en la cuota e, incluso, con el acceso a determinados regímenes, como por ejemplo el de empresas de reducida dimensión.

Idealmente, espera de su asesoría colaboración para trazar planes para cumplir los requisitos de la manera menos onerosa y más viable desde el punto de vista de los procesos del negocio.

2. Las actuaciones personales del emprendedor para pagar menos en la declaración de la Renta

En este capítulo, el principal protagonista son los ahorros del emprendedor. Existen diversas alternativas que podrían permitir pagar menos en la declaración y el emprendedor necesita cierta orientación que va más allá de lo meramente tributario.

Por un lado, requiere consejo sobre el impacto que podría tener cada opción en su jubilación y, en general, en sus finanzas personales. Por otro, necesita saber los riesgos, liquidez, comisiones, expectativas de rendimientos, etcetera, de cada alternativa.

3. El asesoramiento sobre la forma jurídica del negocio

La forma jurídica puede condicionar la fiscalidad del negocio. En concreto, los empresarios individuales tributan por rendimientos de actividades económicas en el IRPF. Quienes tienen una sociedad tienen que incluir sus dividendos en la declaración de la renta, mientras la propia sociedad declara por el impuesto sobre Sociedades.

Sin embargo, la decisión de optar por una u otra forma jurídica no es únicamente fiscal. Las repercusiones de la elección son variadas. Afectan a la relación entre los socios y de ellos con la sociedad, a la toma de decisiones dentro de los órganos de administración, a las obligaciones contables y registrales, a las relaciones con terceros, etc.

Por lo tanto, el emprendedor quiere tener claro las repercusiones jurídicas de cada alternativa. Al mismo tiempo, necesita asesoramiento sobre el impacto que pueda tener la decisión en los procesos internos y en sus relaciones con terceros.

4. La política de reparto de dividendos

El emprendedor inexperto quiere conocer los momentos, cuantía y canales adecuados para el reparto de dividendos. Con ello quiere buscar un equilibrio entre:

  • La optimización de su factura fiscal.
  • Las necesidades financieras del negocio.
  • Su propia necesidad de efectivo para sostener materialmente su vida particular y realizar otros desembolsos e inversiones.

Quiere saber hasta qué punto conviene reinvertir en el negocio. La retención de beneficios es una importante fuente de financiación y una muestra de confianza en el futuro de la empresa. Sin embargo, un reparto excesivamente pequeño puede restar credibilidad al beneficio contable, poner en cuestión la gestión de la tesorería y lanzar un mensaje de insuficiente aprovechamiento de las fuentes de financiación ajena.

5. Los cambios en las políticas de retribución a los empleados

Conviene estudiar a fondo el impacto de la política de retribuciones en la factura fiscal de los empleados. Hay que prestar atención especial a aspectos como las retribuciones en especie y otros conceptos que pueden tener un componente no estrictamente retributivo, como las dietas. En general, los ahorros fiscales son compartidos. La empresa puede permitirse pagar menos, ya que el salario neto es mayor. Eso supone una importante fuente de ahorro de costes.

Sin embargo, una vez más, no se pueden tomar las decisiones únicamente en base al impacto fiscal. Por un lado, hay que tener en cuenta las normas laborales, los convenios y la situación en la que se encuentra en ese momento las relaciones de la empresa con los trabajadores y sus representantes.

Por otro lado, existe una repercusión organizativa de esas decisiones. Por ejemplo, un correcto diseño de planes de prestaciones tiene un impacto motivacional de gran alcance. Es posible que la solución con menor coste fiscal no sea siempre la mejor.

6. Analizar la forma elegida para los contratos

La contratación, especialmente la civil, mercantil y laboral condiciona la repercusión fiscal. Sin embargo, cada opción debe representar una alternativa sustancialmente diferente y no una mera oportunidad para pagar menos impuestos. Lo contrario sería un fraude de ley tributario.

Por lo tanto, asesorar sobre un cambio en la contratación exige un triple esfuerzo. Por un lado, hay que explicar los posibles ahorros fiscales. Por otro, al emprendedor le deben quedar claras las implicaciones jurídicas de decidirse por una u otra opción. Finalmente, hay que comprender los posibles impactos organizativos en el negocio.

7. Las relaciones con personas y entidades vinculadas

Es uno de los campos más importantes de asesoramiento fiscal. Existen muchos ejemplos importantes de ello, como el trabajo de familiares, arrendamientos y cesiones de uso de bienes propios del emprendedor a la empresa, prestaciones de servicios a la empresa por personas o entidades vinculadas, diversas clases de contratos con parientes y entidades vinculadas, etc.

Aquí el equilibrio es más complejo. No solamente hay que tener en cuenta el impacto fiscal en el emprendedor y en la empresa, sino también con frecuencia en otras personas. Eso exige especiales dosis de confianza y empatía para comprender qué suponen esas personas para el cliente.

El asesoramiento fiscal para emprendedores inexpertos reclama, generalmente, una visión integral. No es raro que sea conveniente recabar la opinión de expertos de una asesoría o despacho profesional en diferentes áreas, más allá de lo estrictamente tributario.

Dejar una respuesta