Playing now

Playing now

Habilidades que necesitas para alcanzar el éxito como autónomo

Volver a los resultados de búsqueda

cybermonday

Resistencia, capacidad de decisión, el arte de la comunicación, liderazgo, paciencia… Son algunas de las competencias que debes desarrollar para alcanzar tus objetivos como autónomo.

Emprender no es fácil. Son muchos los roles que debe desempeñar un autónomo y los aspectos de su negocio que debe contemplar. Por ello, tu desarrollo profesional pasa por mejorar tus habilidades directivas y tu capacidad de gestión para que tu actividad se traduzca en éxito.

Pero, ¿qué competencias debes desarrollar para impulsar tu negocio y alcanzar tus metas? Exactamente, diez. ¡Toma nota!

1.Clarividencia

El sector, la economía y, el mundo en general, están en constante cambio. Por ello, debes acostumbrarte a aprender observar y analizar tu entorno. De esta forma podrás detectar oportunidades de negocio y anticiparte a los cambios desarrollando una actitud proactiva.

2.Destacar, destacar y destacar

No puedes ser igual que la mayoría. Tú debes destacar. Innova, ofrece algo adicional o excepcional a lo que hacen todos. Sabemos que es difícil inventar algo que no haya sido inventado ya antes, pero si conoces bien a tu cliente y el sector en el que te mueves, tú mismo encontrarás la fórmula maestra. Elige qué te hace único y crea alrededor de ello la personalidad de tu negocio.

3.Espíritu intrépido

¿Sobrevivir o triunfar? Tú eliges. Igual que los grandes exploradores se hicieron de oro arriesgándolo todo, los autónomos tienen que dejar a Indiana Jones a la altura del betún. Busca clientes donde nadie más pensaría encontrarlos, habla con todo el mundo y no temas nunca vender tu marca propia.

4.Capacidad de decisión

Nunca mires atrás y pisa fuerte. En tu carrera te encontrarás frente a encrucijadas y obstáculos que pueden minar tu tiempo y energía. Ten siempre claros tus objetivos para no dudar nunca al tomar una decisión. Para ello, desarrolla tu independencia para decidir sin presiones, aplica una metodología para resolver conflictos, minimiza riesgos y detecta soluciones novedosas. Suena fácil, ¿verdad? Pues, en realidad, no es tan difícil…

5.La comunicación: activa y empática

Cada día interactuarás con muchas personas. Desde clientes a proveedores, empleados o incluso la propia administración. Una de las claves de que esas relaciones lleguen a buen término está en tu capacidad para comunicarte. Para ello:

  • Practica una escucha activa para conocer las necesidades de los demás, cultivando la cordialidad para crear un ambiente relajado.
  • Controla el lenguaje corporal para entender lo que las personas dicen cuando callan y tú mismo también transmites en silencio.
  • Define tu entonación dominando tu voz para que tu tono resulte agradable y capte la atención de tu interlocutor. Procura, además, ser empático para generar confianza y entusiasmo en tu negocio.
  • Cuida tu primera impresión: tu aspecto físico y tu manera de presentarte ante los demás son tu carta de presentación y el primer impacto que generas tanto tú como tu negocio en los demás.
  • Cultiva el arte de negociar. Puedes hacer algún curso para ganar confianza y tablas, pero, sobre todo, ten en cuenta que la negociación se debe preparar, por lo que sé previsor, actúa con paciencia e intenta ser flexible.

6.Liderazgo

Cómo autónomo eres el capitán del barco, el líder de tu negocio. Debes inspirar confianza y motivar a tus colaboradores, empleados si los tienes, e incluso a tus clientes. Para ello, debes transmitirles en qué punto está la empresa y hacia dónde se dirige, así como compartir tu ilusión para que entiendan la importancia de tu proyecto. Además, deberás aprender a delegar tareas para centrarte en las que se requiere de tu presencia a la vez que conseguir reuniones eficaces con tu equipo humano.

7.Organización, con la regla QCCQC

Olvídate de empezar la casa por el tejado. Fijar objetivos realistas, establecer los planes y estrategias a seguir, es clave en todo negocio. Más aún si es el tuyo. Una buena gestión de tus recursos te ayudará a conseguir los resultados que te propongas. Para ello, acostúmbrate siempre a aplicar la regla QCCQC para cada acción a realizar, contestando a las preguntas: ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo hay que hacerlo? ¿Cuándo? ¿Quién va a hacerlo? Y ¿Cuánto cuesta?

8.Eficiencia y orden

Tu margen de acción por tiempo, presupuesto y recursos probablemente sea pequeño. Necesitarás ser capaz de responder a tus clientes cuanto antes, encontrar nuevos colaboradores y adaptarte a todo tipo de situaciones y peticiones para seguir creciendo. Stop. Todo eso es cierto, pero debes fomentar una cultura de calidad. La calidad mejora la satisfacción del cliente y supone una gran fuerza contra la competencia.

9.Resistencia y control

El negocio de un autónomo es una carrera de fondo. A base de un trabajo constante y trabajo duro (no te olvides de desconectar cuando toca también), tu negocio llegará hasta donde tú te propongas que llegue. Aprende a cultivar tu paciencia y resistencia psicológica ante los imprevistos y problemas, manteniendo la vitalidad necesaria.

10.Confianza. Sobre todo, en ti

El único límite a tu negocio lo pones tú. Para ganarte la confianza de los demás, primero deberás confiar tú, pero en ti mismo. Si confías en ti dejarás atrás los miedos y reforzarás tu autoestima. Y eso lo notarás tú, pero, sobre todo, lo notarán los demás. Y confiarán en ti. Clientes, facturación, resultados: al final, todo depende de tu habilidad y tus ganas.

¡Que no decaigan!

Habilidades que necesitas para alcanzar el éxito como autónomo