Playing now

Playing now

Cómo aumentar la proactividad en el trabajo

Finanzas

Cómo aumentar la proactividad en el trabajo

Sage

Los trabajadores proactivos transforman ideas en acciones. Descubre en este artículo cómo aumentar la proactividad en el trabajo.

  • En el ámbito laboral, la proactividad es una de las cualidades más valoradas por la empresa.
  • La proactividad en el trabajo requiere de organización, comunicación y de unos objetivos claros.

¡TUITEALO! ¿Sueñas con ser más proactivo en el trabajo? ¡Descubre cómo!

La proactividad, tal y como se define a nivel organizativo, es un comportamiento anticipatorio y orientado al cambio. Cuando una persona es proactiva, actúa anticipándose a un acontecimiento futuro. Los empleados proactivos normalmente no necesitan que se les pida que hagan algo, y suelen requerir instrucciones menos detalladas. En el ámbito laboral ser proactivo es, hoy en día, una de las cualidades más valoradas por la empresa.

¿Qué es la proactividad en el trabajo?

La proactividad es una perspectiva personal en la que el trabajador asume responsabilidad ante cualquier circunstancia que se presente a nivel laboral.  Toma la iniciativa para resolver los problemas y mejorar. Se trata de no dejar que la imprevisibilidad del día a día dicte su actitud y comportamiento.

Ser proactivo afecta tanto a la vida personal como profesional. Incluso afecta a la forma de gestionar un negocio. Cuando se es proactivo en el trabajo, se toma siempre la iniciativa para que la empresa mejore.

4 claves para ser más proactivo en el trabajo

Cuando se es proactivo se buscan soluciones en situaciones difíciles y se elige tener una actitud positiva. Sin embargo, para lograr aumentar la proactividad en el trabajo se deben tener en cuenta una serie de variables.

1. Organización

La proactividad en el trabajo requiere de mucha organización. Eso incluye ordenar las ideas del empleado y su agenda. Organizar el tiempo te ayuda a abordar las tareas de forma más eficiente y te permite estar más abierto a las oportunidades. Esta programación debe incluir tiempo de inactividad para poder realizar actividades que oxigenen la mente y que generen nuevas ideas a aplicar a nivel laboral.

En este sentido, mantener una actitud positiva es una de las prioridades de la lista. Abordar las tareas desde una perspectiva positiva anima a buscar lo mejor en cada situación. Así, se conseguirá ser un empleado que siempre está está «listo, dispuesto y capaz» y con el que siempre se puede contar. Esto también propiciará que uno se convierta en una persona a la que acudir cuando haya que solucionar algún problema.

2. Comunicación

A la hora de ser proactivo, no hay nada como fijarse en los responsables de la empresa. Se puede identificar un patrón común observando a los líderes de la organización. Cuando sea posible, pasa tiempo con ellos para conocer sus comportamientos. Prueba sus técnicas. Algunas funcionarán, otras no. A la hora de incrementar la proactividad en el trabajo, cada profesional deberá tener en cuenta todo lo adquirido para construir su propia seña de identidad.

Es oportuno hacer saber a los demás que se quiere participar más en la empresa. Por ello, es recomendable no esperar a que la empresa lo requiera, sino presentar las ideas nuevas al equipo directivo cuando se tengan.

3. Marca unos objetivos

Márcate unos objetivos. Escríbelos. Enumera todo lo que quieres conseguir. Fija plazos. Una vez que tengas el fin en mente, podrás alcanzar el resultado deseado. Una serie de pequeños objetivos que conduzcan a la consecución de un gran objetivo evita que las tareas se vuelvan insuperables.

Mantén el rumbo de cómo quieres lograr tus objetivos. Esto puede requerir la superación de tus miedos y la superación de obstáculos o contratiempos. Tendrás que salir de tu zona de confort y ser cada vez más resistente si quieres incrementar tu proactividad en el trabajo.

Esfuérzate por alcanzar la excelencia de principio a fin. Comprométete a presentar siempre tu mejor trabajo, tu proyecto terminado sin cabos sueltos. Siente pasión por lo que haces. Dalo todo. Sea cual sea la función que se te asigne, será más eficaz cuando pongas toda tu energía y esfuerzo en ella.

4. Celebra los éxitos

Celebra tus éxitos, ya sean grandes o pequeños. Esto te ayudará a afianzar tu confianza y a ser mucho más proactivo.

Sé flexible. No se pueden planificar todos los resultados, por lo que ser capaz de reaccionar ante lo inesperado es un rasgo importante para una persona proactiva. Se trata de ser consciente de la existencia de opciones, independientemente de la situación o el contexto.

Trabaja para que la proactividad forme parte de tus creencias fundamentales. Aunque es difícil cambiar por completo tu forma de ver la vida, hacer pequeños cambios cada día te ayudará.

Incluso cuando la vida te cambie por completo, puedes trabajar dentro del ámbito de lo que te ha tocado. Es importante adoptar una visión más proactiva en el mundo empresarial. Cuando lo hagas, tu satisfacción personal aumentará y conseguirás cumplir tus objetivos profesionales y una mayor productividad.