Playing now

Playing now

Gestionando la felicidad en la empresa, ¿por qué muchas organizaciones buscan un experto?

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete
Sage

Explicamos la importancia que está adquiriendo la gestión de la felicidad en el trabajo, cuál es la figura responsable de ella dentro de la organización y qué características debe poseer.

  • ¿Por qué las empresas buscan mejorar la felicidad de sus empleados en el trabajo?
  • Qué es y cuáles son las funciones de un Chief Happiness Officer (CHO), el director de la felicidad en el trabajo

Mantener a los empleados motivados y felices con su trabajo es el inicio del círculo virtuoso de la productividad. Pero no es un trabajo fácil, por eso muchas organizaciones buscan a un experto que les ayude a gestionar la felicidad en la empresa. Al final, el resultado es bueno para ambos, empleados y negocio.

Cada día se concede más importancia en las empresas a la gestión de los recursos humanos. Y este trabajo va mucho más allá de lo que implica el trabajo administrativo de nóminas, vacaciones o permisos. Se trata de fomentar que los empleados estén contentos en organización, de gestionar la felicidad en la empresa, para lo que muchas organizaciones buscan un experto en la materia, el Chief Happiness Officer (CHO), el Director de la felicidad en el Trabajo.

¿Qué ventajas tiene tener empleados felices en la empresa?

  • La realidad es que tener empleados motivados y comprometidos con la empresa y sus valores implica que tenemos empleados más productivos. Acudir al trabajo pasa de ser una obligación a algo que queremos hacer, una actividad en la que estamos contentos y nos gusta. Y esto se traduce en una mejora del rendimiento.
  • No se trata solo de atraer talento a base de ofrecer beneficios sociales. Es cierto que los empleados valoran cuestiones como tener un seguro médico, facilidades para conciliar su vida personal y laboral o que se promueva la vida saludable en la empresa. Todo esto ayuda, pero es más importante el día a día y mantener un buen ambiente dentro del equipo de trabajo. Y es aquí donde entra la figura del director de la felicidad en el trabajo.

¿Qué es un CHO, el director de la felicidad en el trabajo?

  • Se trata de la persona que tiene que conducir al equipo y promover las condiciones que faciliten la creación de este buen ambiente laboral, que haga que los empleados se encuentren felices en su puesto de trabajo. No es una tarea sencilla y para lograrlo se necesitan una serie de características que permitan liderar este equipo humano.
  • El CHO debe tener una buena capacidad analítica, para determinar qué falla y qué se puede mejorar. Es fundamental que tenga habilidad en el trato personal, capaz de motivar e inspirar, de comunicar y tener empatía hacia los demás. La escucha activa es una de las características más importantes para poder desarrollar su trabajo. Además, está siempre abierto al cambio, a nuevas ideas y tiene capacidad para planificar y trabajar en equipo.
  • La formación deseable para un puesto de este tipo tiene que estar vinculada con las Relaciones Laborales, Psicología o Administración y Dirección de empresas. Pero también debe tener formación en coaching, liderazgo o comunicación para poder gestionar el equipo humano que tiene bajo su responsabilidad.

¿Cuál es la misión del director de la felicidad en el trabajo?

  • Su trabajo consiste en valorar a los empleados, hacer que se sientan importantes dentro de la empresa, que sus tareas no las vean como algo rutinario. También reconocer su esfuerzo, no solo profesional, sino frecuentemente personal. El objetivo es evitar el desencanto que muchas veces surge cuando pensamos que no se valora lo que hacemos por la empresa.
  • También debe promover los valores de la compañía, reforzando el compromiso entre el empleado y la organización. Estos valores se tienen que hacer ver tanto en el trato con los clientes como en el día a día de la organización.
  • El CHO debe ser un líder motivador, capaz de empujar a cada empleado a dar lo mejor de sí mismo. Para ello también hay que ser capaces de ofrecer posibilidades de crecimiento profesional y personal, un plan de carrera que mejore el futuro de este empleado en nuestra organización.
  • La escucha activa será fundamental para evitar conflictos y detectar focos de desencanto. Es clave para conseguir uno de los objetivos fundamentales: generar un buen ambiente laboral y que todo el personal se sienta motivado, trabaje bien en equipo y estén cohesionados y alineados con los objetivos de la empresa.
  • Por último, un aspecto muy importante es saber conjugar la libertad de los empleados para gestionar su tiempo de trabajo y las tareas asignadas, con la necesaria coordinación dentro de un equipo. De poco servirá ofrecer conciliación si todos tenemos que entrar a primera hora de la mañana porque es cuando se hace la reunión de equipo. El CHO es capaz de conjugar conciliación y productividad, para que empresa y empleado salgan ganando.
  • Para ello muchas veces tiene que ser empático con los empleados y hacer que ellos también lo sean con la empresa. En ocasiones, es necesario estar abierto a cambios, ser creativos para encontrar la mejor solución y el CHO es quien debe liderar este aspecto.

Muchas empresas ya aplican estas políticas que cuidan de sus empleados sin tener la figura de referencia del director de la felicidad en el trabajo. Incorporar a esta persona es ir un paso más allá a la hora de mejorar estos aspectos.

Una plantilla motivada, más comprometida, con menor tasa de rotación y mejora de la productividad es el resultado. Por no hablar de facilitar la captación de talento de otros empleados que “envidian” las ventajas de trabajar en nuestra empresa.

Dejar una respuesta