Playing now

Playing now

¿Qué es el BAIT? Beneficio antes de intereses e impuestos

Volver a los resultados de búsqueda

ERTE

Descubre las principales claves del BAIT, un concepto que permite traducir el resultado contable de tu empresa. Calcularlo puede serte de utilidad a la hora de buscar financiación.

  • El BAIT es también conocido como EBIT, beneficio antes de intereses e impuestos o beneficio de explotación, entre otras denominaciones.
  • El BAIT intenta separar el negocio de su financiación e impuestos.

BAIT es uno de los nombres que suele recibir el beneficio antes de intereses e impuestos. También es conocido como EBIT, por sus siglas en inglés. Se trata de uno de los conceptos que trata de traducir a términos financieros el resultado contable.

Para los emprendedores es importante conocer qué significa, ya que pueden encontrarlo en informes. Incluso, puede que se lo pidan cuando tengan que redactar documentos o realizar exposiciones públicas o privadas en busca de financiación.

¡Comparte! Descubre las principales utilidades de calcular el BAIT.

Qué es el BAIT

Si observamos los modelos del Plan General de Contabilidad, vemos que el BAIT es muy semejante al resultado de explotación. No obstante, en este caso estamos hablando de un concepto financiero-contable, no meramente normativo. Por lo tanto, dependiendo de las necesidades, pueden ser necesarios ajustes a la cifra contable.

Con el BAIT, pretendemos aislar el negocio en sí de los factores fiscales y financieros.

En realidad, lo que se pretende es encontrar un resultado que refleje la actividad de la empresa, pero sin tener en cuenta la financiación y los impuestos. Ello se explica porque:

  • Se pretende aislar lo que es el negocio en sí de su financiación. Por ejemplo, una empresa puede desarrollar una actividad que hubiese sido rentable de no ser por la financiación. Nos podemos imaginar muchos problemas: dificultades de acceso al endeudamiento, intereses más elevados de lo usual, un apalancamiento financiero excesivo o insuficiente… Pero eso no significa que, puestas las finanzas en orden, la empresa no funcione bien.
  • Los impuestos están ligados a la financiación, especialmente si la legislación fiscal del país permite deducir en alguna medida los intereses de las deudas.

El EBIT y el EBITDA

Si tomamos sus siglas en inglés, enseguida entenderemos que son dos conceptos próximos. El BAIT excluye intereses e impuestos. El EBITDA, además, tampoco tiene en cuenta depreciaciones y amortizaciones.

Por lo tanto, el EBITDA evita tomar en consideración las amortizaciones y provisiones. Con ello, se aproxima un poco más al concepto financiero de un flujo de caja. Al mismo tiempo, evita una fuente de complejidades e, incluso, subjetividades de la contabilidad.

Sage

El BAIT es un concepto que aparece con frecuencia en presentaciones e informes financieros.

Para qué se emplea el BAIT

Por un lado, una de las ratios más importantes para medir la rentabilidad económica toma el BAIT como referencia. Se trata del ROI (siglas en inglés de retorno sobre la inversión):

ROI=BAIT/Activo

También es empleado en el cálculo del margen sobre ventas:

Margen sobre ventas=BAIT/Ventas

Ello contribuye no solo a medir la rentabilidad, sino también a descomponerla en un margen basado en el BAIT y una rotación:

ROI=margen sobre ventas*rotación del activo

Por otro lado, el BAIT es utilizado, en algunas ocasiones, en la valoración de empresas. Se utilizan, por ejemplo, múltiplos del beneficio antes de intereses e impuestos como aproximación.

Además, puede emplearse en comparaciones y simulaciones. Analizamos cómo va la evolución del BAIT a lo largo del tiempo, cómo se prevé que sería después de un proyecto, cómo es en otras empresas del sector, etcétera.

La comparabilidad del BAIT

No existe una definición única que sirva para cualquier empresa, momento y lugar. Por lo tanto, lo debemos tener en cuenta a la hora de hacer comparaciones. Por ejemplo:

  • En diferentes países, pueden existir normativas que impliquen contabilizar de distinta manera los mismos hechos. Lo ideal sería contar con una conciliación que permita realizar los ajustes necesarios para que las cifras sean comparables.
  • Lo mismo sucede cuando hay una reforma contable. El resultado de explotación puede ser más elevado o reducido por la utilización de criterios distintos, sin que ello implique una realidad distinta en la empresa.

Además, al no ser un concepto normativo, el BAIT puede ser empleado con cierta flexibilidad. Puede incluir o excluir ciertos matices del resultado dependiendo de las necesidades.

Limitaciones del beneficio antes de intereses e impuestos

El BAIT tiene un importante potencial para la comprensión de la realidad del negocio, más allá de sus finanzas. Sin embargo, no siempre es fácil deslindar lo uno de lo otro. Por lo tanto, como suele suceder, es necesario complementar la visión que nos da con otras cifras que nos ofrezcan los matices necesarios.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que financiación y ventas pueden ir de la mano. Lo vemos en la concesión de aplazamientos a clientes. Para ello, hay que contar con unas finanzas saneadas que, entre otros aspectos, hagan que la tesorería no peligre por los plazos concedidos. Otro ejemplo es la llegada de socios al capital de la empresa que se convierten en clientes prioritarios precisamente por poseer parte de la empresa.

El BAIT es un indicador que será tanto más informativo cuanto mejor esté complementado por otros.

Otro tanto sucede con los costes. Su estructura depende de las inversiones realizadas y estas están íntimamente ligadas a la financiación. Teóricamente, los proyectos deberían llevarse a cabo siempre que aporten valor a la empresa. La realidad, sin embargo, nos indica que no siempre es fácil contar con los recursos necesarios. Reunir fondos propios o ajenos implica convencer a otras personas y, con frecuencia, retos organizativos y de comunicación interna y externa.

Incluso los factores del entorno pueden condicionar el BAIT. Una manifestación de ello son los impuestos. No es todo tan sencillo como no contarlos. Que suban o que bajen condicionan las decisiones de la empresa y, por lo tanto, las decisiones del negocio.

El BAIT es un gran aliado en la comprensión de la realidad financiera y de explotación de la empresa. No obstante, debe complementarse con otros indicadores.

Sage 50

- El programa de contabilidad
y gestión comercial para pymes

- En la nube o en local, ahora con
un 50% de descuento durante los
3 primeros meses.

Quiero más información