Finanzas

Siete razones por las que deberías considerar a tu contable como una pieza clave

El contable es una pieza clave dentro de la organización, ya que facilita el crecimiento y la estabilidad de cualquier empresa.

Sage

El contable es una pieza clave de cualquier empresa de éxito, aunque los que ignoran las repercusiones y la importancia de su trabajo pueden menospreciar su trabajo.

  • Te contamos por qué no todo el mundo puede ser contable.
  • Conoce las razones por las que debes considerar a tu contable como una pieza clave de tu empresa.

En el ajedrez hay piezas de mayor importancia que otras, al igual que en las empresas. Dentro del tablero de tu empresa, un buen contable es una pieza de gran importancia. Parafraseando el refrán popular, no sabes lo bueno que era tu contable hasta que lo pierdes.

En ocasiones, se escucha decir que el trabajo del contable no es productivo. Nada más lejos de la realidad. Un buen contable, según la definición de la palabra “productivo” que nos da la RAE, tiene la “virtud de producir”, ya que con su trabajo genera rendimientos positivos para la empresa y es “útil o provechoso”. 

Es importante destacar las pérdidas que puede ocasionar una contabilidad deficiente que no refleje la imagen fiel e induzca a errores a la dirección. Entre estas podemos destacar: 

  • deficientes previsiones de tesorería que pueden generar costosos descubiertos en las cuentas bancarias, 
  • clientes pendientes de cobro que nunca se cobran, 
  • pérdidas en el almacén, 
  • gastos que no se registran 
  • y así un largo etc. de despropósitos que pueden acabar llevando a una empresa a la quiebra. 

Por lo tanto, el trabajo de un buen contable puede ser uno de los más productivos de la empresa.

No todo el mundo puede trabajar como contable

La contabilidad, lejos de verse como una obligación mercantil, debe utilizarse como una fuente de información para el control interno de la empresa y la toma de decisiones

Para garantizar la calidad de la información contable, es clave que los contables de tu empresa tengan una solida formación en materia contable

La formación es fundamental para garantizar una buena llevanza de la contabilidad de tu empresa. En algunas compañías se comete la temeridad de poner a trabajar de administrativos y contables a personas con escasa formación contable y sin la oportuna supervisión. 

El problema de la falta de formación y diligencia en la operativa contable no es exclusivo de determinados contables que trabajan directamente para las empresas. En ocasiones, también se traslada a determinadas asesorías de empresas  demasiado “low cost”, las cuales rebajan más la calidad del servicio que los precios.

Además, de la formación también es importante que un contable tenga determinadas aptitudes, como ser ordenado, metódico y con capacidad analítica. 

Otro factor determinante para el éxito de cualquier empresa es la buena relación entre el propietario del negocio y su contable o asesoría. Esta unión permitirá que los flujos de información circulen en ambos sentidos, teniendo el responsable del negocio en todo momento información fiel y útil para la toma de decisiones.

Por todo lo anterior, quien tiene un buen contable o una buena asesoría atesora un importante activo

¿Por qué es tan importante el contable dentro de una empresa?

Existen varias razones que respaldan la consideración del contable como una pieza clave dentro de la empresa:

1. Es responsable de la información financiera de la empresa

Esta información es utilizada, tanto por usuarios internos para la toma de decisiones, como por usuarios externos. 

  • En relación con los usuarios internos, si la información financiera no es precisa, los directivos pueden tomar decisiones erróneas que pueden perjudicar a la empresa.
  • En relación con los usuarios externos, podemos destacar a las entidades financieras. Si la contabilidad no refleja la imagen fiel de la empresa, las entidades financieras pueden detectarlo al analizar sus cuentas anuales, la CIRBE y los diferentes modelos tributarios que suelen solicitar. Si detectan que la información es inconsistente, tiene errores o, lo que es peor, detectan que ha sido manipulada, a buen seguro que la empresa tendrá cerradas las líneas de crédito de cualquier entidad bancaria.

2. Ayuda a la empresa a cumplir con sus obligaciones legales

La contabilidad también es necesaria para cumplir con las obligaciones legales y mercantiles de la empresa. Las empresas están obligadas a llevar una contabilidad adecuada, y a depositar sus cuentas anuales en el registro mercantil, las cuales están a disposición de cualquiera que quiera consultarlas. Entre los principales usuarios de esta información se encuentran las empresas de rating, cuyos informes son utilizados no solo por entidades financieras, sino también por proveedores y acreedores a la hora de dar crédito a las empresas.

Sage 50 te facilita la generación y presentación de tus cuentas anuales. 

3. Traslada confianza a los proveedores y clientes de la empresa

Los proveedores verán de primera mano, cómo la empresa cumple con sus compromisos de pago en tiempo y forma, y los segundos como sus facturas están libres de errores y les son remitidas con celeridad, sin producirse errores en la gestión de cobro.

4. Optimiza los recursos del negocio

La contabilidad también puede ayudar a la empresa a optimizar sus recursos. El contable puede analizar los datos contables para identificar áreas de mejora en la gestión de los recursos de la empresa. Por ejemplo, el contable puede ayudar a la empresa a identificar gastos innecesarios, o a mejorar la eficiencia de los procesos productivos. Además, una buena contabilidad puede ayudar a detectar errores, como facturas recibidas no contabilizadas, lo que evita perder la deducción del IVA soportado y la deducción del gasto.

Sage 50  ayuda al contable automatizando tareas y proporcionándole un entorno de trabajo rápido y fiable.

5. Ayuda con la planificación estratégica

El contable puede ayudar a la empresa a planificar su futuro, analizando los datos contables para identificar oportunidades y amenazas, ya que tiene una visión global del negocio.

6. Facilita previsiones de tesorería y puede detectar problemas de liquidez

Tu contable también puede ser tu tesorero y gestionar eficientemente la tesorería de tu empresa.

7. El contable también puede ser tu asesor fiscal

Muchos contables tienen también formación fiscal y se encargan de cumplir con las obligaciones tributarias de la empresa. Una buena contabilidad evita tener contingencias fiscales con la Agencia Tributaria. 

Por el contrario, una contabilidad con errores que se trasladan a los modelos impositivos, o incoherencias entre diferentes modelos tributarios, puede suponer el inicio de un proceso de comprobación por parte de la Agencia Tributaria. 

8. Ayuda a la empresa a gestionar sus riesgos

Una buena contabilidad puede facilitar la identificación de riesgos financieros y operativos.

9. Es un asesor de confianza para la empresa

Además, es frecuente que el contable sea un punto de apoyo fundamental en muchas empresas. Además de contable suele ejercer otras funciones, como la de consultor, resolviendo todo tipo de problemas que puedan surgir en la operativa diaria y gestionando diferentes tipos de papeleos frente a diferentes administraciones.

Considerar al contable como una pieza clave dentro de la organización es esencial para el crecimiento y la estabilidad de cualquier empresa. Por ello, es importante que las empresas conozcan las funciones del contable, valoren su trabajo y le proporcionen los recursos necesarios para que pueda desempeñar su trabajo de forma eficaz.

Nota del editor: Este artículo fue publicado con anterioridad y actualizado a 2024 por su relevancia.

Conviértete en un experto contable

KIT BÁSICO PARA LLEVAR LA CONTABILIDAD AL DÍA

Consigue gratis tu guía en PDF y descubre:

  • El papel del contable frente al empresario
  • Los conocimientos que diferencian al buen contable
  • Qué tecnología tiene el contable a su alcance
¡Quiero descargar mi guía!
Más de 800 personas se han descargado esta guía
Sage