Playing now

Playing now

Teletrabajo (VII): ¿es la venta online el futuro del comercio minorista?

Volver a los resultados de búsqueda

Sage

En este post, te contamos cómo, en tiempos de teletrabajo, la venta online está configurando el futuro del comercio minorista y qué ventajas van asociadas a ella.

  • En los últimos meses ha crecido en un 7,5% el comercio online, según Lead Management.
  • La experiencia del cliente que compra online se ha convertido en un aspecto determinante a la hora de conseguir ventas.

Las pequeñas y medianas empresas dedicadas a la actividad comercial tienen un futuro prometedor. Pero este futuro poco tiene que ver con el comercio tradicional. La pandemia y el teletrabajo ha acelerado la transformación digital. Y el comercio minorista ha tenido que adaptarse al mundo del teletrabajo. De hecho, esto no solo ha ocasionado que los profesionales trabajen desde casa, sino que ha supuesto un cambio en la forma de vender.

Con la llegada del teletrabajo, se ha pasado del comercio tradicional a la venta online. Cuando las ventas se producen a través de canales online se las denomina Inside Sales. Y es que, en la actualidad, es la manera en la que se realiza la mayor parte de las ventas. Según un estudio elaborado por Lead Management, en los últimos dieciocho meses, las ventas que se realizaron de manera online crecieron 15 veces más. En total, el crecimiento fue del 7,5% con respecto al 0,5% de años anteriores.

Expandir el negocio

A pesar de que parezca actual el hecho de vender a distancia, lo cierto es que no lo es. Ya en 1980 se recurría en Reino Unido a las denominadas “televentas”. Esto permitía vender de manera telefónica tanto a empresas como al consumidor final.

Con el auge de Internet, los empresarios del comercio minorista han comprendido que pueden expandir su negocio. Y pueden hacerlo de una manera mucho más fácil, ya que con una buena página web, algo de marketing y los productos adecuados pueden llegar a donde se propongan.

El comercio minorista consigue expandir su negocio hacia otros ámbitos y ubicaciones geográficas gracias a su página web.

Sin embargo, esta transición del comercio minorista tradicional al comercio electrónico moderno, como toda evolución, ha sido relativamente lenta. No obstante, la realidad obliga a las marcas a estar en ambos lugares. Sobre todo, si quieren seguir incrementando sus ventas y sobrevivir en un mundo cada vez más competitivo.

La experiencia del cliente

Uno de los puntos principales que tiene en cuenta el comercio minorista es la experiencia del cliente. Si el consumidor ya compra en Internet, el comerciante tiene que adaptarse. La experiencia de cliente se ha convertido en un aspecto determinante para diferenciarse de la competencia. De hecho, muchos comercios están intentando adaptarse a las necesidades de sus clientes para poder sobrevivir. Una de las maneras que tienen de hacerlo es transformando sus propuestas de valor y sus modelos de negocio.

Pese a que las tiendas físicas son el punto de contacto de las marcas con los consumidores, muchas empresas han tenido que readaptarse. Ya hay pequeños comercios que han tenido que combinar en sus tiendas la experiencia física con las capacidades digitales. 

Y es que una manera de poder ser diferente es conjugar un servicio físico con uno digital. Por ejemplo, hay compañías que permiten a sus clientes reservar productos para recoger en tienda a través de la aplicación móvil. También les permiten escanear códigos QR en maniquíes, pagar por sus compras al instante o concertar una cita con un estilista en la tienda. Así, la experiencia del cliente se transforma y su satisfacción aumenta.

Ventajas de la venta online

En tiempso de teletrabajo, ofrecer un servicio de venta online en el negocio tiene varias ventajas para el comercio minorista:

Ventaja venta online 1: Aumenta la productividad

Una de ellas es poder aprovechar las facilidades de la tecnología. Por ejemplo, los sistemas CRM aumentan la productividad. La tecnología también permite automatizar procesos. Se puede disponer de herramientas de venta social y contactar con los clientes potenciales de una manera más rápida y efectiva.

Todo eso permitirá al empresario poder disponer de más tiempo para realizar otro tipo de tareas. Y es que vender no solo se trata de conseguir colocar un producto al consumidor. Vender lleva aparejadas más tareas. Es el caso de las tareas administrativas y de prospección. Y esto es algo que se puede realizar de una manera mucho más completa en Internet.

Ventaja venta online 2: Mejora las previsiones

Por otro lado, se puede tener más previsión sobre los ingresos que se van a generar. Las empresas podrán predecir cuántos ingresos producirá un vendedor y el ROI que esto representa. Será la mejor manera de trabajar las ventas.

Ventaja venta online 3: Motiva a los equipos

El equipo se sentirá más motivado al tener que adaptarse continuamente a los cambios. Además, al no tener que tratar directamente con el comprador, podrán desarrollar otro tipo de habilidades de venta, lo que les hará crecer profesionalmente.

El comercio digital reduce también el tiempo necesario para incorporar nuevos colaboradores al equipo. Los procesos estarán bien estructurados y con esto se mejorarán las oportunidades de coaching y de formación profesional.

Ventaja venta online 4: Amplía el alcance demográfico

Por último, las ventas online amplían la capacidad de la empresa para adaptarse a los cambios demográficos de los compradores. ¿Esto qué significa? Que es posible que el comercio se ubique en Madrid, pero que el comprador habitual resida en Barcelona. El equipo de ventas propiciará que esa venta se produzca.

Con el comercio digital desaparecen las barreras geográficas. En definitiva, el pequeño negocio siempre saldrá ganando. El sector del comercio minorista debe adaptarse a la nueva situación y aprender a vender online. De esta forma, conseguirá, no solo seguir siendo competitivo, sino mejorar la productividad de su negocio apoyándose en la tecnología adecuada.