Playing now

Playing now

5 formas de ajustar el beneficio de tu empresa una vez presentado el modelo 390

Volver a los resultados de búsqueda

Logotipo de Sage Advice
Sage AdviceConsejos útiles sobre gestión empresarial y actualidad legal
SubscríbeteSubscríbete

Describimos los principales ajustes que se pueden realizar en el resultado contable una vez hemos presentado la declaración resumen anual del IVA.

  • Ajustar el beneficio para pagar menos impuestos puede dificultar el acceso a la financiación de la empresa
  • Los asientos del cierre del ejercicio tienen un impacto significativo en el resultado

Con la presentación de la última liquidación de IVA del año y del modelo 390, las empresas perfilan ya sus resultados, reduciéndose sustancialmente su margen de actuación para influir en ellos.

Una vez presentado el modelo 390, se reduce el margen para realizar ajustes en el resultado. Conoce cinco ajustes que puedes realizar para reducirlo o aumentarlo.

La facturación suele ser la principal fuente de ingresos de cualquier sociedad. Por tanto, una vez cerrada, poco se podrán modificar los ingresos del ejercicio, mientras que todos los gastos con IVA soportado habrán sido ya incluidos en la última liquidación de IVA del año.

La mejor manera de llevar al día las cuentas de nuestra empresa es a través de la solución de gestión adecuada

Sin embargo, contra lo que pueda parecer, todavía existe cierto margen para influir en el resultado de una sociedad, lo cual se puede hacer mediante la realización de determinados asientos de ajustes contables.

Te contamos cuáles son las 5 formas de ajustar el beneficio de tu empresa una vez presentado el modelo 390.

Asiento de variación de existencias

El asiento de variación de existencias se realiza para corregir el resultado del ejercicio, ya que los gastos no son las compras que se han declarado en el modelo 390, sino los consumos.

Por lo tanto, se deben restar a las compras realizadas las existencias no consumidas, utilizando para ello la cuenta (61) o la (71) de variación de existencias o, por el contrario, puede suceder que en el ejercicio se consuman más existencias que las compradas y se deba reflejar dicho beneficio también mediante la cuenta de variación de existencias.

Amortizaciones

Los inmovilizados, al utilizarse durante más de un ejercicio y ser en muchos casos de importe elevado, si se imputaran como gasto íntegramente en un ejercicio, distorsionarían el resultado contable y fiscal en el impuesto sobre sociedades, motivo por el cual es necesario realizar las amortizaciones, cuya finalidad es imputar el desgaste o depreciación del activo en la medida en la que haya contribuido a generar ingresos para la empresa.

Sin embargo, las empresas tienen cierto margen para amortizar a un mayor o menor ritmo, algo que puede afectar, en ocasiones, de manera sustancial al resultado contable.

Provisiones

Dotar todo tipo de provisiones es algo que se debe reflejar en la contabilidad para que así queden registradas las contingencias previstas por depreciación de activos, riesgos, etc. La forma en que se valoran los riesgos por las empresas y su correspondiente modificación del resultado contable son caballo de batalla entre estas y la Agencia Tributaria, ya que en ocasiones Hacienda estima que encubren una modificación injustificada del resultado para evitar el pago de impuestos.

Algunos ajustes contables pueden ser fuente de controversias con Hacienda

Pero, además de intentar disminuir la carga fiscal inflando las provisiones, también se pueden minimizar los riesgos y dotar menos provisiones con el objeto de presentar un mayor beneficio con las siguientes finalidades:

  • Que los gestores no vean disminuidos sus beneficios.
  • Maquillar el resultado de cara a terceros, principalmente entidades financieras con el fin de no ver reducida la capacidad de financiación de la empresa.
  • Repartir beneficios entre los accionistas para de esa manera mantener puestos en los consejos de administración.

Periodificación de ingresos y gastos

Con la periodificación de ingresos y gastos se realiza una distribución real en la cuenta de resultados de los ingresos y gastos que se tienen en un ejercicio pero que alcanzan a distintos años.

Ingresos y gastos a distribuir en varios ejercicios

También es frecuente recibir ingresos que se pueden imputar a la cuenta de resultados a lo largo de varios años, como puede ser el caso de determinadas subvenciones y lo mismo puede ocurrir con ciertos gastos.

Finalmente, tengamos en cuenta una cuestión muy relevante: que si realizamos algunos de estos ajustes para reducir el beneficio de la empresa, este debería ser suficiente para que las entidades de crédito concedan financiación a la empresa.